Vemos con frecuencia como los ERP se quedan obsoletos, y muchas empresas no se dan cuenta de ello. Esto ocurre porque los usuarios de estos paquetes de software empresarial se centran demasiado en trabajar con el enorme volumen de datos y pierden la perspectiva de la herramienta. ¿Realmente estás utilizando la herramienta apropiada?

Para que a ti no te pase lo mismo, te traemos 5 señales que te avisan de que tienes que cambiar tu ERP.

Tu ERP hace tiempo que no recibe actualizaciones

Los ERP, al igual que cualquier otro software, pueden quedar obsoletos. Esto ocurre por varios factores; normlamente ocurre porque  el ERP ha llegado al final de su vida útil.

En un mercado tan competido, seguro que encuentras otra solución de software empresarial que te ofrecerá mejores soluciones y funciones novedosas, y que tendrá por delante un largo ciclo de vida. Es, sin duda, el momento para cambiar.

Incapacidad para gestionar todas las funciones de tu negocio

Un ERP tiene que ser una solución integral “todo en uno”. De poco nos vale contar con un ERP muy avanzado si tenemos que gestionar algún proceso de la empresa con otro software, o hacerlo manualmente. Si tu ERP no cumple con todas tus necesidades, ¡da el cambio!

Incompatibilidad con la nube

Si trabajas con un ERP que no tenga funcionalidades en la nube, ¡búscate a otro!

Son múltiples los beneficios asociados a tener una herramienta compatible con la nube: varios usuarios pueden trabajar simultáneamente, y lo pueden hacer desde cualquier lugar. Hace unos meses te hablamos de los puntos positivos y negativos en los ERP en la nube.

Incumplimiento de la normativa vigente

Si utilizas una solución ERP previa a la entada en vigor del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) , necesitas urgentemente cambiar de solución. Incumplir esta normativa puede acarrear duras sanciones por los organismos competentes.

Tu solución es muy costosa

Si tu ERP supone un gran gasto dentro de las cuentas anuales de tu empresa, debes valorar si continuar con el mismo ERP, o cambiarlo por otro. Ten en cuenta que uno de los principales objetivos de un ERP es la reducción de costes.  Si ves que esto no se cumple, es el momento de implantar una nueva solución.

Si estás trabajando desde hace tiempo con el mismo software, y ves que no cumple con tus necesidades (por estar obsoleto, por falta de funciones, o por coste), te animamos a que busques otra solución. En pleno 2019 existen muchas alternativas, y estamos seguros que podrás encontrar una solución que se adapte mejor a tus necesidades.

Fuente | 3i-infotech.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies