Ahora que ya sabemos qué es un ERP y que su finalidad es optimizar nuestro negocio, surge la duda de ¿Qué tipos de ERP hay? ¿Qué opciones tengo? Pues bien, en este post veremos un poco las posibles soluciones que podemos encontrarnos en el mercado.

Solución a medida.

La primera opción y no la más recomendada, es una solución a medida. Cuando necesitamos un software para llevar toda la gestión de nuestra empresa, podemos acudir a una consultora para que nos desarrolle desde 0 una aplicación que de respuestas a todas nuestras necesidades. Los principales inconvenientes de estas soluciones son los siguientes:

  • En primer lugar, al ser únicas, suelen tener un precio muy elevado. Por lo que para poder llevar una implementación de una solución a medida implicará hacer un gran desembolso de dinero.
  • En segundo lugar, al tratarse de un desarrollo a medida sin basarse en ningún estándar, nos generará una dependencia importante con la empresa desarrolladora, por lo que si algún día pasa algo y la relación comercial se pierde, tendremos un serio problema.
  • Por último, muchas de las opciones que se diseñen y se desarrollen en esta solución a medida seguramente no sean imprescindibles en el día a día de nuestra empresa; por lo que, pagaremos por algo que a la larga no haremos servir.

En estos casos siempre recomendamos que, si ya existe en el mercado alguna solución que pueda dar respuesta a nuestras necesidades, no inventemos nada ni llevemos a cabo un desarrollo a medida. Esta opción puede resultar muy interesante para una gran empresa que tiene que dar respuesta a múltiples servicios y las soluciones actuales que hay no le valen.

Solución Modular

Una opción muy interesante para tener presente son las soluciones modulares. En el mercado existen ERP’s estándar con diferentes módulos que pueden servirnos para nuestra empresa. Estos módulos suelen ser muy variados y podemos activar tantos como deseemos o necesitemos. En estos caso, lo que suele ocurrir es que, las opciones que traen estas versiones estándar puede que no den respuesta a todas nuestras necesidades. Esto no debe suponer ningún problema, siempre podemos acudir a consultoras informáticas especializadas en esa herramienta para adaptarla a nuestros requisitos.

La principal ventaja de estas soluciones es que son mucho más económicas que las soluciones a medida. Además, estos ERP’s disponen de una gran red de distribuidores o partners que siempre nos podrán dar el servicio de mantenimiento y soporte, sin necesidad de tener que depender de la misma empresa. En este caso, estas soluciones siempre implican un coste de licencias por usuarios, que deberemos pagar año tras año, independientemente del coste que nos haya implicado la implantación.

Soluciones verticales

La última opción son las soluciones verticales. Estos ERP son soluciones enfoncadas a diferentes sectores de negocio. Por ejemplo, si tenemos una agencia de viaje encontraremos una solución vertical que sea ERP de Viajes.  Estas soluciones son muy especificas, por lo que pueden sernos útiles. Hay que decir que la mayoría de ellas son soluciones cerradas, muy difíciles de escalar.

Conclusiones

Si somos una PYME y queremos un ERP para nuestra organización, es muy recomendable que nos centremos en soluciones estándar que se puedan personalizar o en soluciones verticales. Las soluciones a medida, por el coste que implican, son opciones que debería plantearse las grandes coorporaciones, y aún así, antes de nada, debería analizar muy bien el mercado dado que pueden existir herramientas que den solución a las necesidades que se tienen que cubrir. Recuerda ¡No reinventes la rueda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies