¿Qué es un ERP y para qué sirve?

Si tenemos en cuenta la definición de Wikipedia, ERP es un sistema de planificación de recursos empresariales, que básicamente procede de la traducción de Enterprise Resource Planning. Teniendo presente esta definición, podemos llegar a intuir en qué consiste y cuál es su finalidad. Para que quede más claro, un ERP es una solución informática que se usa para llevar todo el control de una empresa, desde operaciones internas hasta la producción, pasando por la distribución o los recursos humanos.

Por el grueso de gestiones que podemos hacer, un ERP puede parecer una solución compleja y que suponga una gran inversión. De todas formas, tenemos que deciros que no tiene porqué ser así. Hoy en día, en el mercado, existen soluciones económicas con un gran potencial. El objetivo de este portal es hablaros de ellas para tenerlas presentes antes de tomar una decisión. Al mismo tiempo, hay que comentar que, aunque estas soluciones supongan un desembolso de dinero, siempre conllevan una gran mejora en la productividad, por lo que es una herramienta muy importante en el día a día de nuestro negocio.

Ventajas de usar un ERP

Ahora que tenemos más claro que un ERP es un todo terreno para nuestra empresa, es el momento de ver las ventajas que nos puede aportar.  Los principales beneficios de usar un ERP, los podríamos resumir en los siguientes:

  • Automatización de todos los procesos de nuestra empresa.
  • Centralización de toda la información en una única herramienta.
  • Aumento de la productividad.

En primer lugar, hay que comentar que, al tener centralizada toda la información, nos garantizamos que no haya duplicidades. Como bien sabes, en una empresa, muchos departamentos tienen dependencias de otros. El hecho de no usar un ERP implicaría que, a la hora de elaborar informes, éstos fueran duplicados en la mayoría de los casos. Por otro lado, si implantamos un ERP en nuestra empresa, además de reducir considerablemente las duplicidades, mejoraremos la comunicación interna.

Por otro lado, hay que indicar que son sistemas modulares, esto quiere decir que se adaptan al estado de nuestra empresa. Si acabamos de empezar, no es necesario realizar la contratación de un gran ERP, sino que contrataremos aquel que nos de respuesta a la situación actual. En caso de crecer, siempre podremos añadir nuevos módulos con más funcionalidades.

Además, hay que decir que son sistemas que se pueden personalizar y adaptar al sector de nuestra empresa. De hecho, existen multitud de ERPs verticales que darán respuestas al grueso de nuestras necesidades. Es muy importante que el ERP se adapte a nuestra empresa y nuestra forma de trabajar y no al revés, en ese caso, no estaremos haciendo la elección correcta.

Conclusiones

En definitiva, el objetivo de los sistemas ERP, es optimizar nuestra empresa aplicando patrones de calidad y estructura, basados en el mercado en el que compiten. Además, estos sistemas al disponer de toda la información, nos permiten elaborar informes sobre el estado de nuestra empresa. Estos informes son muy interesantes dado que con ellos podemos tener un conocimiento detallado del estado de nuestra empresa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies